Tags

,

El problema entonces es cuando confundimos el lugar privado con el lugar público, o viceversa. Con ello se quiere decir: el ser de cada uno es siempre un ser en el estar. Luego, las formas de representación del ser, que son múltiples, dependen del estar, y el estar es siempre un estar situado en algún lugar. Reír en un velorio, o llorar en una fiesta son, evidentemente, actos fuera de lugar. El ser es, definitivamente, un- ser -en -un -lugar.

~Fernando Mires en Sobre viejas y tuertos, 2013

Advertisements